domingo, febrero 26, 2017

La escritora saharaui Zahra Hasnaui apoya a las mujeres en huelga de hambre contra la violencia machista en la jornada organizada por la Plataforma Mujeres Artistas Contra la Violencia de Género


Redacción: EIC Poemario por un Sahara Libre; Fotos: Zahra Hasnaui y Cristina del Valle. 26 de febrero de 2017.   La Plataforma Mujeres Artistas Contra la Violencia de Género ha organizado hoy domingo 26 de febrero una jornada artística para llenar la Puerta del Sol de poesía, música y danza en apoyo a las mujeres de la Asociación Ve-la luz. Ocho de ellas están en huelga de hambre desde el pasado 9 de febrero para protestar contra la violencia machista. De las ocho mujeres que iniciaron la huelga de hambre, cuatro continúan con la protesta: Gloria, Martina, Susana y Sara.
Esta jornada artística se ha realizado bajo el nombre "Con el Maltrato No hay Trato". Según ha informado EFE en la actividad han estado presentes El Chojín, Amistades Peligrosas, Mercedes Ferrer, Ana Fernández, María Luisa San José y Miriam Díaz Aroca, entre otros.
La escritora saharaui Zahra Hasnaui ha participado con su poesía en esta jornada artística. “Nos solidarizamos con las ocho mujeres que están en huelga para pedir un derecho básico, el de la vida. Sí, hasta eso hemos llegado. Han muerto más mujeres por violencia de género que en un atentado terrorista al uso. Solidaridad y agradecimiento por su gesto valiente. Yo no sé si lo haría. Son estos gestos los que ayudan a la concienciación, y por ende, al cambio. Les he dedicado dos poemas inéditos que saldrán próximamente en Guadalajara en un libro coral con el mismo objetivo”.
Mujer
Cuando
la verdad se quemaba en hogueras.
Cuando
se hablaba de cuerpos
carentes de alma,
y almas carentes de razón.
Cuando
el silencio helaba
zapatos rojos en la acera.
La breve sonrisa tornó
el frío en abrazo,
el golpe en fuerza.
Entre lides y hastío
recuperaste la voz,
el viento y las flores.
---------------
Noche
En ebúrnea parábola
me convirtieron,
yo que nací de la tierra.
Llevo siglos arrastrando
la fruta que contamina mis pasos,
en un cuerpo que no es mío.
Cuando el terror
azota en el laberinto
de las decisiones,
me asfixia la telaraña de rejas,
y te pregunto,
por qué no,
tú y yo,
yo y tú,
en un diario sin crónicas,
ni pucheros ni pernadas.
Mírame, hasta que la noche se acabe,
hoy, ayer y mañana.